<--Menu-->

Proporciónanos las condiciones de tu crédito actual, esto nos permitirá reproducir un esquema de amortización similar al que tienes contratado y poderlo comparar.

El pago mensual deberá de ser el que incluye: intereses, capital, seguros y comisiones.


  ¡Fíjate bien!
Considera lo siguiente para tomar la mejor decisión:

 

  Valor aproximado de la vivienda: $

1. Una tasa de interés menor no siempre representa un costo menor

2. Si los pagos actuales están ahorcando tu presupuesto, puedes buscar un pago menor, sin embargo el plazo podría incrementarse, alargando el tiempo para terminar de pagar.

3. Si quieres terminar de pagar antes, reducir el plazo te permitirá liquidar antes de lo planeado, sin embargo tu mensualidad podría ser mayor a la actual; busca que ésta sea muy similar o quizá un poco mayor, sin que afecte tu presupuesto.

4. Una mensualidad menor y/o alargar el plazo podrían reflejar un pago total mayor. Si haces un esfuerzo por reducir el plazo y/o el pago se acomoda a tu presupuesto, podrías tener un ahorro.

5. Toma en cuenta que los beneficios de tu crédito actual, por ejemplo una reducción de tasas por pago puntual, se cancelará al contratar un crédito nuevo.

Adicionalmente, no debes perder de vista los gastos que deberás de pagar para realizar el cambio a otra institución, que podrían ser, gastos notariales, avalúo, apertura, entre otros.

 
 
  Saldo del crédito por pagar: $
 
  Plazo restante por pagar en meses: $
 
  Tasa de interés anual: $ %
 
  Mensualidad que pagas actualmente: $
 
    $
 
 


Fuente: Dirección General de Desarrollo Financiero, Estadístico y de Tecnologías de Información con información de las propias Instituciones Financieras y sus sitios web.